lunes, 3 de agosto de 2020

Aquella tapa N°3 Cocteau Twins "Four Calendar Cafe"

"LiZ"
Tinta 2020

El artista encargado del arte fue el artista estadounidense Walter Wick, quien trabajo con fotografías y a partir de elementos desparramados sobre un scaner, a simple vista parece que alguien tiro sobre el suelo un tarro de esos que los padres suelen guardar en el galpón, o el taller, llenos de tornillos, tuercas, tarugos y demás chirimbolos que supuestamente usaran algún día para reparar sabe dios que artefacto casero. Durante un tiempo se van agregando cosas a esos tarros y en algunas ocasiones se pueden encontrar partes de algún juguete, pines, monedas etc. Hoy tengo mis propios tarros donde guardo cositas pequeñas y cada vez que acudo a uno de ellos para arreglar algo, no puedo dejar de acordarme de la portada de “Four Calendar Cafe” de Cocteau twins, el disco se editó en 1993 desde el primer golpe de batería que anticipa lo que se viene, se siente un tanto de sonido optimista, o al menos eso es lo que yo percibí al oírlo, comparándolo con los discos anteriores que conocía de la banda.
“Heaven or las vegas” el álbum anterior, que ya había acercado la banda a un público más masivo, fue uno de los primeros cds que compre, cuando aún no tenía reproductor de cd, entonces lo grababa en casette en casa de un amigo para poder escucharlo en el walkman de viaje al trabajo.
Recuerdo que cada tanto lo miraba y pensaba como sonara en la compactera. Después de haberlos conocido por “Garlands” que mi primo me había grabado. Siempre me habían gustado sus portadas, se notaba el trabajo cuidado de la imagen y el diseño que ofrecía el sello 4ad, con búsquedas artísticas interesantes más allá de lo musical. También por esos días escuchaba mucho “This mortail coil” proyecto paralelo de los miembros de Cocteau con miembros de otras bandas como “Dead can dance” y sobre todo el disco “It´ll end in tears” con un sonido mucho más oscuro.
Pero con esta nueva propuesta de Cocteau quede impactado por un buen tiempo, el ambiente que recorre casi todo el disco es relajado, baladas con hermosas capas de armonías vocales de Elizabeth Frazer, sobre bellos colchones de un teclado muy presente. Además de la guitarra viajera de Robin Gutrie como sello característico en el sonido Cocteau y los bajos de Simon siempre tan precisos y con algunas melodías hermosas. Algunos temas como “Blue Beard” o “Evangeline” tuvieron bastante difusión en los medios sobre todo en MTV y Much Music, que pasaban sus videos diariamente. Quizás este acercamiento a un público mayor tenga algo que ver que es el primer disco de la banda por fuera del legendario sello 4AD es el séptimo de la banda de Escocia. También es cierto que el sonido en general está orientado a un costado más pop y no tan experimental o ruidoso, si bien se mantiene la propuesta Dreampop/Shoegaze que los hizo conocidos, se expanden a otros horizontes como el Ambient y el Chillout, siempre dentro del terreno de la ensoñación sonora. Además, las letras de las canciones están más claras y se entiende bastante lo que dicen, en una de ellas Elizabeth deja bien claro el mensaje Hacia Robin su esposo o quizás a Jeff Buckley con quien estaba teniendo un romance por aquellos días:
¿Are you the right man for me? / Are you safe? are you my friend? / Or are you toxic for me? / Will you betray my confidence?
 
¿Eres el hombre adecuado para mí? / ¿Estás a salvo? ¿eres mi amigo? / ¿O eres tóxico para mí? / ¿Traicionarás mi confianza? 

Walter Wick: Recuerdo recibir un fax de una firma de gestión de banda en la primavera de 1993, preguntando si estaría interesado en hacer una portada de un álbum para una banda llamada Cocteau Twins. Estoy avergonzado de decir que nunca había oído hablar de ellos; mis raíces musicales eran Bod Dylan, The Band, Van Morrison, básicamente la generación de Woodstock, más terroso que etéreo. Sin embargo, no me pidieron que me sentara en una sesión de grabación, así que eso no importaba.
Desde allí Robin Guthrie se hizo cargo. Según recuerdo, dijo que su hija había recibido mi libro de fotos recién lanzado "I Spy: A Book of Picture Riddles" (1992) y eso es lo que impulsó la llamada. Estoy en los EE. UU así que no estoy seguro de cómo mi libro hizo su camino al Reino Unido, pero no importa, estaba feliz de hacer algo por ellos.
No recuerdo si Robin inicialmente tenía muchas directivas específicas, pero recuerdo que era muy agradable para trabajar y que me pidió que agregue más cosas a la foto después de que le mostré las primeras fotos. Recuerdo en última instancia completar dos fotografías: uno de muchos objetos pequeños de color, material y textura, disperso en un fondo blanco (mi firma "I Spy"), y otra versión de los mismos objetos, silueta oscura contra un fondo ricamente coloreado.
Los objetos fueron elegidos por mí, muchos de los cuales eran sobras de I Spy, aunque reduje los juguetes y aumenté los trozos extraños de hardware al azar y objetos de todos los días. Un espolvoreado en algunas referencias musicales también, como un disco centrado de 45 RPM y un pomo de control de volumen como los que se ven en amplificadores y guitarras (mira cuidadosamente va a "11"). Esas imágenes fueron aceptadas y eso fue el final de mi participación.

Estoy feliz de decir que ahora estoy bastante familiarizado con la música de Cocteau, realmente ha aguantado mucho a lo largo de los años. Todavía lo escucho, a menudo mientras hago mis libros. Sí, es etéreo, pero nunca empalagoso. Y no, no puedo entender una palabra que Elizabeth está cantando, pero parece que no importa. Todo está bien.
Lo cierto es que este disco siempre será recordado por mi como el disco del tarro de tornillos.



La Revista:

martes, 9 de junio de 2020

Aquella tapa N°2 Wish The Cure

"High"
Tinta 2020

   Segunda participación en The 13th Una Revista Imaginaria.
 
Si existe un arte de tapa que ame desde el primer momento que vi es el de Wish de The cure.
El disco se editó el día de cumpleaños de Robert Smith, un 21 de abril de 1992. Lo compre en casette, luego de leer la reseña que salió en la revista Rock and pop, donde en una extensa nota la banda contaba como se había grabado. Si bien en el tamaño del casette no se podía apreciar bien el diseño y teniendo en cuenta que la edición nacional no contaba con imágenes internas, existía algo en esos dibujos que llamaban mucho la atención. Quizás porque en aquella época dibujaba muchos ojos todo el tiempo, es algo común en los adolescentes, hoy lo puedo ver en mis alumnos de secundario. Pero también por el tipo de dibujo, es un estilo muy suelto, una línea irregular que garabatea una especie de manos, dedos, con ojos en sus puntas en los extremos, que intentan acariciar una forma circular, una especie de planeta casi en el centro de la imagen.
Otra cosa que me gustaba mucho era la nueva tipografía en el logo de la banda, ubicada en el extremo derecho de la portada, una letra de estilo arabesca, construida con una línea ondulante, también en esta oportunidad se había suprimido el THE. Se inauguraba una nueva era la de Cure sin the y sin Lol Tolhurts. Es el primer disco donde no participa uno de sus miembros fundadores y se incorpora Perry Bamonte en guitarras y teclado. El sonido cambia, se vuelve un poco más rockero con tres guitarras al frente en muchos temas, sin abandonar del todo su costado más oscuro característico. En algunos temas como Friday i’m love, Wendy time o Doing the unstruck se puede notar cierta alegría sobre todo desde lo melódico. Pero lo que más me gusta de lo musical es la experimentación con las guitarras saturadas, como en Cut u Open o From the edge of the deep Green Sea. Además, al poco tiempo editaron la película Show, donde pudimos ver esos temas en vivo, mientras soñábamos con su visita a nuestro país. También existe un compilado de lados b de este periodo llamado Lost Wishes que solamente fue editado en casette para el mercado europeo, se trata de 4 temas largos, instrumentales, que no deberían dejar de escuchar.



Volviendo al arte visual, a los pocos meses compré la versión cd y pude disfrutar mucho más de los dibujos, las imágenes tienen algo de estética oriental, cierta relación con el arte de la india. Esto queda explicito en la mano que se encuentra en el reverso del librito.
El arte está a cargo de Porl Thompson, hoy Pearl, un guitarrista excepcional que también trabajo con led Zeppelin, quien ya había mostrado imágenes similares por ejemplo en el arte del disco The Top de 1984.  Ciertas cosas que están presentes en toda su obra pictórica, ojos, lunas, estrellas manos, formas espiraladas, se hacen presentes en esta oportunidad, pero, lo que más me impacto fue esa especie de pájaro que se encuentra en el extremo izquierdo superior.  Este es la imagen que ilustra la tapa del simple High, un dibujo con influencia en el surrealismo y creo, en la obra del artista Klee. Me gusta tanto siempre que me lo tatué en un hombro.
 En el año 2003 descubrí la técnica de la monocopia, también conocida como monotipo o monoprint, en el taller de grabado de la escuela de arte Manuel Belgrano, donde cursé la carrera de docentes de artes visuales. Enseguida me enamoré de la técnica y la empecé a utilizarla en todo lo que podía. La monocopia del dibujante consiste en entintar una plancha de vidrio o plástico con un rodillo de grabado, luego se apoya una hoja encima de la tita y se dibuja, tratando de no apoyar mucho la mano, porque si no arrastramos la tinta y manchamos todo. Esto hace que no podamos controlar bien el trazo, el resultado es una línea suelta e irregular. Siempre me gusto el resultado de un dibujo con técnicas alternativas, que trabajan con el accidente, que no depende solo del control de la línea, ya que corremos el peligro de corregir mucho, borrar todo el tiempo y el resultado será un dibujo más duro y menos orgánico. Siempre me gusto dibujar con birome o marcadores sin bocetar, se corre el riesgo de equivocarse y tirar muchas hojas, pero si resulta se logra un dibujo dinámico y fresco sin correcciones. Por ese entonces me preguntaba si el arte de este disco se había hecho con esta técnica, estaba casi seguro que sí, entonces hice una serie de dibujos, creados a partir de la iconografía de Thompson. Que luego la retome en el 2011 pero con tinta china, acuarela y grafito. Hace muy poco empecé a seguir la cuenta de Instagram de Pearl, donde suele publicar dibujos, se me ocurrió preguntarle si esos dibujos y los de wish eran monocopias y me respondió “Bien adivinaste” lo sabía, pero su confirmación me dejo más que contento. 
Al momento de elegir la segunda tapa para analizar no me decidía por ninguna, es que hay tantas, pero entonces vi la noticia que Robert Smith acababa de cumplir 61 años y Wish 28, y la verdad que mi fascinación por ambos sigue intacta.
   The 13th Una Revista Imaginaria.

  

   The 13th Una Revista Imaginaria: