jueves, 20 de septiembre de 2012

Primavera 20

"Los 4 fantasticos"
Acuarela y grafito 2012


Corre el año 1992 y un Joven Nicolas Repeto nos presenta, por la pantalla de canal 13 “Dynamo”, el nuevo disco de Soda Stereo, yo tengo 14 años y estoy pegado al televisor junto a mis hermanos, sin dudas una época llena de magia, primeras novias, primeros recitales, primeros proyectos musicales, primeros ensayos, y si… “A veces sueño con volver a los viejos buenos tiempos”
A simple vista y oída no parece ser la misma banda que dos años antes nos cansó con la emisión del simple “De música ligera”. Pero lo es, si, son los mismos tipos, pero con cosas nuevas o diferentes en la cabeza, renovados, frescos, espontáneos, rejuvenecidos y renacidos, como declaran en las estrofas de “Nuestra fe"  (…bajo esta piel/ que estoy mudando/ encendí un amanecer/ que no para de crecer). Parece como si de repente se hubieran corrido del lugar que ocupaban de súper banda pop y se dedicaran a divertirse y hacer literalmente lo que se les cantaba las bolas, a experimentar con el sonido, a jugar con las palabras y las melodías, aunque muchos fans no entendieran esa necesidad de cambio y de pararse en otro lugar, de salirse de ese casillero que muchas bandas no quieren abandonar una vez que llegan, y entonces prefieren repetir su fórmula hasta el hartazgo, una y otra vez, no son muchas las bandas que se han animado a dar ese paso hacia el vacío, sin saber si el público y la crítica llegaran a entender esa necesidad de hacer algo nuevo o distinto. También es cierto que los Soda no inventaron la pólvora, por aquellos años existían varias bandas que se encontraban trabajando en un concepto parecido, si se quiere y que tenían las mismas influencias y un sonido similar. Un día en un recital en Die Shule, donde se presentaban: Juana la loca, Martes menta, Los resonantes y Tía Newton, en un ciclo llamado “Vamos a ver lo nuevo” aparecen entre el público, que no era más de 30 personas, Cerati, Zeta y Melero, recuerdo que no podía dejar de mirarlos y preguntarme ¿Qué hacen estos tipos acá? Yo pensaba que la gente famosa iba a otro tipo de lugares y no a estos reductos mal olientes, pero lo cierto es que por entonces los Soda y sobre todo Daniel Melero, se encontraban muy cerca de estas nuevas bandas, con las que había trabajado produciéndolas como por ejemplo Los Brujos, Babasónicos o Juana la loca y que luego serían agrupados bajo la denominación de rock sónico, el nuevo rock argentino, rock alternativo y demás motes, muchas de estas bandas participarían como invitados en la presentación de la placa en el estadio de obras sanitarias en de diciembre de 1992.
El sonido es otro, la poética parece ser otra, los peinados son otros, las ropas son otras, el arte es otro, el concepto es otro y los Soda parecen estar pasándola de maravilla en este proceso de cambio, ese goce se puede apreciar en el mini documental filmado y dirigido por el actor Boy Olmi “Haciendo Dynamo” que también presentan esa misma tarde, allí se puede ver una parte del proceso de grabación, de ensayos, de mezclas y hasta una clase de yoga que toma el trio en el estudio Supersónico, que acaba de montar el grupo. Los temas tienen como motor el sonido de la guitarra, cargada de efectos y distorsiones, que crean diferentes atmosferas donde se funden los otros instrumentos, mientras el bajo sostiene los temas con ritmos bien marcados y hasta bailables por momentos, la batería tiene un gran apoyo de ritmos electrónicos y sonidos repetitivos en la mayoría de los temas. La voz, en muchas canciones esta sugerida suavemente, por momentos parece estar como flotando en la atmosfera, según Gustavo Cerati, la idea era que su voz contrastara con la violencia de los sonidos de los instrumentos “Me aburrí de gritar” declaro en una entrevista Gustavo por aquellos días.
Si hablamos de esta joya del rock Argentino, no podemos dejar de mencionar la importancia de la participación de Daniel Melero en su concepción, fue el que sugirió el nombre del álbum en una charla, y que además en esta oportunidad, ocupo sin dudas el puesto del cuarto Soda, ya que no solo participo en la ejecución de algunos instrumentos, sino que también trabajo en la composición de varios temas y en la producción. Melero ya había participado en “Canción animal” y en “Colores Santos”, el álbum que grabó junto a Cerati el mismo año, donde ya mostraban el camino hacia donde se dirigían. Guitarras saturadas al estilo My bloodi valentine, bases electrónicas y sobre todo la utilización del sampler y el loop como disparador en muchas de las composiciones. Las letras también jugaban un papel importante en este cambio que según ellos mismos hablan sobre todo “de la energía y de todo tipo de energía” cargadas de imágenes, colores, luz, formas, texturas, sonidos y sensaciones, planetas que cuelgan y giran en un universo onírico, que nos envuelve y nos lleva de viaje a través del tiempo y el espacio.

Más allá de todo lo que podamos hablar o escribir sobre este discaso, creo que para muchos de nosotros, va a ser recordado por siempre con mucho cariño, como el disco que hace 20 primaveras, nos metió de lleno en la psicodelia moderna y que podemos resumir en cuatro palabras:  “Recuerdos del futuro juntos”.

"Soda Attack"
Collage 2012